Imagen de cámara de vigilancia. El Vento estacionado en el sitio del crimen.
Imagen de cámara de videovigilancia. El Vento estacionado en el sitio del crimen.

El domo lo tomó meridianamente. A las 6:51 de esta mañana en Plaza Congreso, sobre Avenida de Mayo, el miembro del Congreso de los Diputados radical riojano Héctor Olivares y el funcionario y consultor catamarqueño Miguel Yadón andaban para una mañana de ejercicio, vestidos en equipos deportivos. Un Volkswagen Vento gris los esperaba tras un micro blanco, sobre la curva de la plaza.

Entonces, sale un brazo de la ventana del asiento de conductor. Se ve una chispa, entonces otra, entonces otra, más de diez balas en un ataque sicario a sangre fría. Yadón empieza a fallecer en el piso mientras que Olivares encara al tirador con una bala en el cuerpo. El tirador no escapa inmediatamente. Se queda en la vereda, pelo negro, buzo azul, estatura mediana.

Olivares se sienta en un encuentre de metal del cordón, con un dolor extremo, solicita ayuda. Sale otro hombre del Vento, vestido de negro, delgado, que habla con el tirador, cruza Avenida de Mayo y se marcha. Un corredor ve a Olivares y lo asiste. El Vento deja el sitio, con sus luces traseras encendidas, va por Avenida de Mayo, con rumbo norte.

Yadón llegaría fallecido al Centro de salud Ramos Mejía poco después. Olivares, en grave estado, encaró una cirugía para salvar su vida. El ministro de Seguridad porteño, Diego Santilli, aseveró al mediodía en una rueda de prensa que el arma del sicario era de calibre cuarenta. La ministra nacional, Patricia Bullrich, por su lado, expuso que el blanco «era Yadón». No es la única que piensa de esta manera. Voces en el Congreso apuntan lo mismo. Es una teoría.

El miembro del Congreso de los Diputados Olivares (@OlivaresHctor)
El miembro del Congreso de los Diputados Olivares (@OlivaresHctor)

Mientras tanto, el Vento se transformó a lo largo de ciertas horas en el auto más buscado de la República Argentina. Su patente trascendió de forma rápida y llevó a su titular: Juan Jesús Fernández, cuarenta y dos años, monotributista hasta mediados de 2018, registrado en el rubro de venta itinerante de comida de la AFIP, con domicilios fiscales en Santa Cruz y en Santa Fe, vecino del distrito de Congreso.

La Justicia, con una investigación al cargo de la Fiscalía Nº40 de Estela Andrades, ya tiene su nombre y su dirección. Cuatro policías de civil lo aguardaban en un Chevrolet en la puerta de su edificio a media mañana. Un vecino consultado por Infobae confirmaba que sí, que el hombre vive ciertamente allá hace unos años, sin decir considerablemente más. Absolutamente nadie atendía el timbre en su departamento, tampoco su teléfono.

El Vento era suyo desde el uno de octubre de 2015 conforme a información oficial. Su dueño original, un hombre dedicado al negocio inmobiliario el día de hoy retirado, lo había vendido a una concesionaria de utilizados en Villa Luro sobre la avenida Rivadavia: nunca conoció a Fernández.

Rafael Cano Carmona y Juan Jesús Fernández, autorizado y titular del Vento.
Rafael Cano Carmona y Juan Jesús Fernández, autorizado y titular del Vento.

Hoy, el auto amontona dólares americanos 35.507 pesos en multas a nivel nacional conforme a registros. Las infracciones son varias: incumplimiento de grabado de autopartes, aparcar en espacios reservados, excesos de velocidad en la provincia de la ciudad de Buenos Aires, en Santa Fe a la altura de Fighiera sobre la senda nueve.

Hoy, de casualidad, tres nuevas multas impactaron en el registro durante más de uno mil pesos, todas y cada una en la senda provincial dos por exceso de velocidad en los quilómetros cincuenta y dos, ciento catorce y ciento ochenta. ¿Esto implica una fuga caliente? Las datas de estas infracciones son cuando menos recónditas, corresponden a enero de dos mil dieciseis y dos mil diecisiete respectivamente

Hay, asimismo, otro hombre vinculado al auto, autorizado para conducirlo, Rafael de la Muy santa Trinidad Cano Carmona, cincuenta años, un transportista con domicilios en Santa Fe y en Capital Federla. 

La policía ingresa al estacionamiento donde por último se halló al vehículo (Patricio Murphy)
La policía ingresa al estacionamiento donde por último se halló al vehículo (Patricio Murphy)

¿El auto fue robado para el ataque? ¿O bien Fernández es quizá el tirador? Matar a alguien a sangre fría y herir gravemente a otro no acostumbra a ser un primer delito. No obstante, el hombre no tiene antecedentes, cuando menos en los registros de la Cámara Delincuente y Correccional del fuero ordinario, de la Cámara Federal porteña. Tampoco tiene causas a su nombre en los registros de reincidencia del Ministerio de Seguridad bonaerense.

Por otra parte, por lo menos hasta el mediodía, absolutamente nadie había presentado una demanda por hurto del Vento. Pasado el mediodía, la Policía Federal halló el auto en un estacionamiento de la calle Mitre al mil cuatrocientos a pocas cuadras de la escena del crimen. 

SEGUÍ LEYENDO:

La salud de Olivares: fue operado y quedó internado en terapia intensiva

Quién era Miguel Yadón, el hombre que fue asesinado cuando acompañaba al diputado

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here