Por criticar al ministro de Defensa, echaron a un héroe de Malvinas del Instituto Militar


José Martiniano Duarte (el cuarto de izquierda a derecha) en Malvinas al lado de sus compañeros de la Compañía de Comando seiscientos uno
José Martiniano Duarte (el cuarto de izquierda a derecha) en Malvinas al lado de sus compañeros de la Compañía de Comando 601

El coronel (R) José Martiniano Duarte, un héroe de Malvinas que el primer día de la semana le mandó una dura carta al ministro de Defensa Oscar Aguad, se enteró el día de hoy de que lo excluyeron del cuerpo de profesores del Instituto Militar.

“Es cierta la versión que se está propagando, sobre que he sido excluido del cuerpo de profesores del Instituto Militar. Como siempre y en toda circunstancia, me hago responsable de mis actos y admito sus consecuencias. Merced a todos por los mensajes”, tuiteó en la noche del miércoles Duarte.

El lunes, había llevado personalmente la carta hasta la mesa de entradas del ministerio de Defensa. Allá se refería a la posibilidad de que los militares sean apartados de la conducción del IOSFA, la obra social del personal en actividad y retirado de las Fuerzas Armadas, que produjo un enorme malestar en la estructura castrense.

“Me pregunto por qué razón la conducción del Ministerio de Defensa provoca esto ahora. Las causas podrían ser de diferente tenor: ¿ineptitud, ignorancia, política? No encuentro una contestación”, escribió el veterano de guerra, quien combatió en puerto Howard.

En diálogo con Infobae, Duarte contó de qué forma le comunicaron que había sido excluido. “El día de hoy di 2 horas de clases y, ya antes de irme, pasé por la sala de profesores a tomar un café. Allá el jefe de estudios me afirmó que no había entrado mi contrato, que firmé en el último mes del año. Le pregunté qué hacía mañana, que debía dar otras 3 horas de clase y me respondió: ‘Y… no podemos pues no está el contrato’. Le di una palmada en el hombro y me fui”, contó el coronel (R).

Y agregó: “A causa de la carta que mandé ocurre estoy ahora. Son las cosas que pasan por hacer lo que uno cree adecuado”.

En la carta, Duarte había señalado que “hace décadas que el Ministerio de Defensa ha dejado de ser un área trascendente de las políticas públicas para los diferentes gobiernos. Y pareciera ser todo válido en el momento de vejar a las Fuerzas Armadas“.

La tensión fue medrando cuando la semana pasada el interventor del IOSFA, Pedro Distritos -nombrado por Aguad- elevó una nota al ministro en la que mantuvo que la administración de la obra social “precisa de competencias concretas que por norma general no guardan relación con la actividad militar o bien de seguridad”. Finalmente, pidió a su superior “que adopte las medidas precisas para dejar de estimar al IOSFA como destino militar”.

El IOSFA tiene más de seiscientos cuarenta mil afiliados, nació en dos mil trece con la unificación del IOSE (Ejército), la DIBA (Armada) y la DIOSFA (Fuerza Aérea) y es la tercera en el ranking de las obras sociales del país. El malestar en las Fuerzas se instaló entre los militares, quienes manifestaron su preocupación por el ingreso de cuadros políticos a los estratos de conducción de la obra social y consideraron la petición de Distritos como “una discriminación”.

El general retirado José Figueroa, directivo vocal del IOSFA, ya había rechazado la resolución de Distritos, y en un escrito había manifestado su enfurezco por haberse tratado de una resolución “personal y también inconsulta” en un tema de la extensión.

Duarte, que ahora se sumó a la polémica generada en el ministerio, es héroe de Malvinas, diplomado en Estrategia y Organización, comando, paracaidista y también instructor de andinismo, paracaidisimo y comandos, y tiene un gran prestigio en el Ejército y de las Fuerzas Armadas: “Reúne las condiciones de soldado combatiente de sobresalientes habilidades y valor”, definieron sus camaradas en frente de Infobae.

En las últimas horas, el veterano de Malvinas sumó el apoyo de otro ex- combatiente, que además es funcionario del Gobierno. Se trata de Juan José Gómez Centurión, ex- directivo de la Aduana y actual vicepresidente del Banco Nación.

“Al coronel Duarte le cortaron el contrato como maestro en el Instituto Militar de la Nación en represalia por la carta sobre el IOSFA. Oscar Aguad, eso no se le hace a un veterano de guerra”, escribió Gómez Centurión en su cuenta de la red social Twitter.

La historia de Duarte en Malvinas

Durante el conflicto bélico de mil novecientos ochenta y dos fue jefe de la 1ra sección de la Compañía de Comandos seiscientos uno y, a lo largo de exactamente la misma, dirigió triunfantes operaciones tras las líneas contrincantes y se encaró a las S.A.S. -las fuerzas singulares de más fama en el Ejército Británico y una de las más reputadas del planeta-, resultando victorioso.

En su misiva al ministro Aguad, el militar galardonado por su actuación en la guerra, aseguró que ahora que las Fuerzas Armadas “prácticamente han sido borradas de toda consideración y, supuestamente, ya no tienen ningún otro tema para el escarnio, se la toman con nuestra Obra Social, que es exactamente lo mismo decir con nuestras familias”.

“Es simple, lo reconozco; los militares no tenemos sindicato, no hacemos paros ni movilizaciones y los políticos que deberían defendernos el sueldo y la salud, son bien simples apasionados que ignoran la particular problemática de la cuestión militar“, añadió sin esconder su malestar.

La carta produjo una fuerte reacción en la Fuerza por la enorme prédica que tiene Duarte entre los militares. Todos recalcaron su historia en el Ejército y a lo largo de la guerra y recordaron con orgullo aquel combate en Howard donde murió el jefe de Escuadrón diecinueve SAS, capitán Gavin John Hamilton y fue capturado el cabo primero Roy Fonseca, el único preso inglés capturado en combate terrestre tras el dos de abril.

Sus compañeros recordaron que el entonces teniente primero Duarte le dio sepultura con honores militares al capitán inglés en Puerto Howard. “Hamilton fue velado y sepultado con la bandera británica sobre su cuerpo y con un cordón de honor. Esto le valió que los soldados británicos le rindiesen honores a Duarte y a su sección una vez terminadas las hostilidades”, aseveraron a Infobae.

En el dos mil dos, a los veinte años de la guerra, el coronel Duarte se reunió en la ciudad de Londres con la viuda de Hamilton, Victoria Carter. Ella deseaba darle las gracias su humanidad y virilidad de bien por haber informado que su esposo había caído en combate como un valiente. “Él no es un asesino -afirmó la esposa del oficial inglés en presencia de la prensa británica-, él es un soldado que peleaba por su Patria”.

La enérgica carta al ministro acarrea todo el peso de esta historia en las Fuerzas Armadas. En uno de sus parágrafos, el militar le escribió a Aguad que “los ministros de Defensa de las últimas décadas y sus aconsejes, que proceden en el mejor caso de la función pública y nada saben de Defensa y, menos todavía, de fuerzas armadas” fueron los que hicieron que la obra social “se haya transformado en un instituto muy particular”.

“Quizá Usted no lo sepa, mas la obra social de las fuerzas armadas tiene peculiaridades que la hacen muy, muy diferente a otras. Las inmensas distancias y la dispersión territorial hacen que los costos de la atención sanitaria a sus afiliados sean muy altos puesto que este país tiene unidades y destacamentos -que incluyen a Gendarmería Nacional- desde Tartagal, hasta Ushuaia, desde Puente del Inca, hasta Buenos Aires, aun en lugares poquísimo alcanzables”, destacó.

Señaló, además de esto, que Distritos -“del que ignoro su pertinencia en la materia”- pretendió equiparar al IOSFA y su funcionamiento con otras obras sociales, “lo que da cuenta del desconocimiento que se tiene sobre lo que son y precisan las Fuerzas Armadas”.

Quien fuera Subdirector de Investigación y Desarrollo del Ejército, jefe de regimiento, instructor de comandos y escritor de múltiples libros, aseguró que la resolución de separar a las militares de la administración del IOSFA “manifiesta una profunda ignorancia sobre la misión, la organización, el despliegue y las actividades de su conjunto, y de los elementos que la componen, como las contrariedades que de manera permanente atraviesan”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *