Nusrat Jahan Rafi: la joven a la que quemaron viva por denunciar abuso sexual
Nusrat Jahan Rafi: la joven a la que quemaron viva por denunciar acoso sexual

Una estudiante murió quemada en Bangladés por orden del director al que había denunciado por acoso sexual, notificó la policía el viernes.

La muerte la semana pasada de Nusrat Jahan Rafi, de diecinueve años, provocó protestas en todo el país y llevó al gobierno a jurar que perseguirá a todos y cada uno de los responsables.

A Rafi la atrajeron hasta la azotea del seminario islámico en el que era pupila, donde sus atacantes le solicitaron que retirara la denuncia que había presentado frente a la policía.

Al negarse, fue rociada con keroseno y quemada.

La policía explicó el viernes que una de las 17 personas detenidas con relación a el homicidio acusó al directivo de la escuela de ordenar el ataque.

El directivo “les afirmó que presionasen a Rafi a fin de que retirara la demanda o bien que la matasen si se negaba”

El directivo «les afirmó que presionasen a Rafi a fin de que retirara la demanda o bien que la matasen si se negaba», explicó el superintendente de la policía Mohammad Iqbal, que conduce la investigación.

Rafi asistió a la policía en el tercer mes del año para denunciar el abuso sexual, y un vídeo filtrado muestra al responsable policial local registrando la demanda mas desdeñándola como «de poca relevancia».

Quejas en todo el país por el homicidio  de Nusrat Jahan Rafi
Protestas en todo el país por el homicidio de Nusrat Jahan Rafi

Iqbal explicóque por lo menos 5 de los detenidos, entre aquéllos que hay 3 compañeros de clase de Rafi, la anudaron con un pañuelo ya antes de prenderle fuego.

«El plan era pasar el accidente como un suicidio. Mas fracasó una vez que Rafi consiguió bajar las escaleras mientras que estaba en llamas pues el pañuelo se quemó y liberó sus manos y pies», afirmó.

Rafi padeció quemaduras en el ochenta por ciento de su cuerpo y murió en el centro de salud el diez de abril.

Pero ya antes de su muerte grabó un vídeo repitiendo sus acusaciones contra el directivo.

«El profesor me tocó, lucharé contra este crimen hasta mi último aliento», afirmó. Además de esto, identificó a ciertos de sus atacantes.

Hafez Abdul Kader, maestro detenido por el homicidio . (Dhaka Tribune)
Hafez Abdul Kader, maestro detenido por el homicidio . (Dhaka Tribune)

El caso ocasionó indignación en Bangladés, y la primera ministra Sheikh Hasina prometió que «ninguno de los culpables se librará de acciones legales».

Los conjuntos de defensa de derechos humanos afirman que los casos de violación y agresiones sexuales aumentaron en el país pues las autoridades no procesan a los atacantes.

«El horrible asesinato de una mujer valiente que procuró justicia muestra lo mucho que ha fallado el gobierno de Bangladés a las víctimas de agresiones sexuales», estimó en un comunicado Meenakshi Ganguly, directiva para Asia del Sur de la organización Human Rights Watch.

La muerte de Rafi «pone de relieve la necesidad de que el gobierno de Bangladés tome de verdad a los supervivientes de la violencia sexual y se cerciore de que pueden buscar un antídoto legal y ser protegidas de represalias», agregó.

Con información de AFP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here