Dante Sica y José Urtubey (Gentileza Rotary Club Buenos Aires)
Dante Sica y José Urtubey (Gentileza Rotary Club Buenos Aires)

La expectativa que produjo la presencia del ministro de la Producción Dante Sica forzó a añadir mesas en el salón del subsuelo del hotel en el centro. Mientras que los jóvenes servían el primer plato el creador de la asesora ABECEB ingresaba y se sentaba en la mesa primordial con el presidente del Rotary Club Buenos Aires, Ubaldo Aguirre; con el ex- presidente Luis Ovsejevich; con asociados como Guillermo Hang; el empresario Martín Cabrales; Gerardo De ella Paolera; Oscar Cecci; Jorge Rosales, presidente del Vehículo Club Argentino convidado singularmente y el miembro de la UIA, José Urtubey, aparte del asociado y Gerente de Relaciones Institucionales de La Rural Juan Pablo Maglier.

Tras la ensalada verde con palmitos, atún y tomates cherry confitados, el secretario Juan Javier Negri invitó a disertar a Sica. Le advirtió, un tanto de broma y un tanto en serio: “Lo que nos afirme de bueno va a ser música para nuestros oídos”.

Sica se ganó a sus anfitriones al rememorar que fue presidente de Interact Club en La Plata, la versión rotaria de adolescentes y jóvenes si bien no recibió más aplausos que los formales al acabar.

El ministro procuró llevar calma sobre la economía, la producción, el costo laboral y el futuro de la Argentina. No obstante al contestar una de las últimas preguntas de Clara Mariño, organizadora de las conferencias del Rotary, se lo apreció obsesionado. “No es piripipí”, retrucó al médico Gustavo Criscuolo, titular de Medical’s, si bien quizá sin saber a quién le respondía por el hecho de que apenas se oyó el reclamo desde esa mesa. Con solidez y un tanto molesto el funcionario explicó los sacrificios que hace mientras que ciertos comensales se miraban sin comprender. “Es simple charlar desde un Excel, lo bastante difícil es estar aquí”, prosiguió Sica que terminaba de reconocer que el mayor ajuste lo hicieron los privados y no el Estado.

Cuando Sica se retiró sin hacer declaraciones a los medios presentes, el “piripipí” prosiguió en discute. Mientras que Criscuolo explicaba que piensa que el Gobierno ya debería tener contestaciones y “no promesas a futuro” otros rotarios, empresarios múltiples de ellos, defendían al ministro. “Pone el cuerpo”, afirmaba uno que le reconoce el ahínco.

Urtubey, industrial salteño y también miembro de la UIA, acompañó su encomió con una crítica: “Dante es un enorme ministro. Lástima que está condicionado por la macroeconomía. Está sin margen para maniobrar”, se lamentó.

Cerca del hermano del gobernante Juan Manuel Urtubey, Cabrales procuró bajarle el tono al roce y recordó cuando generaba y vendía alpiste para canarios con la marca “Piripipí” que años después cedió a un colega.

Seguí leyendo Círculo Rojo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here