Imágenes capturadas por el satélite Sentinel-1 el 20 de septiembre de 2019 (izquierda) y el 25 de septiembre de 2019 (derecha) muestra al iceberg D83 desprendiéndose de la plataforma de hielo Amery en la Ántartida. (EFE)
Imágenes capturadas por el satélite Sentinel-1 el 20 de septiembre de 2019 (izquierda) y el 25 de septiembre de 2019 (derecha) muestra al iceberg D83 desprendiéndose de la plataforma de hielo Amery en la Ántartida. (EFE)

Un iceberg de unos 1.580 kilómetros cuadrados, unas cinco veces el tamaño de la isla de Malta, se desprendió de la plataforma de hielo Amery, una de las más grandes de la Antártida.

El nuevo iceberg, denominado D28, se desprendió totalmente de la plataforma ubicada al este de la Antártida el pasado día 25, señaló este lunes en su Twitter Copérnico, el programa de observación de la tierra de la Unión Europea en colaboración con la Agencia Espacial Europea (ESA).

El tuit va acompañado de dos imágenes capturadas y procesadas por el satélite Sentinel 1: En la primera, del 20 septiembre, se aprecia una grieta en Amery, mientras en la segunda, de cinco días después, el iceberg está completamente separado de la plataforma de hielo.

En 2002 la profesora Helen Fricker, del Instituto Scripps de Oceanografía, predijo que el iceberg en cuestión se desprendería en algún momento entre 2010 y 2015. “Estoy emocionada de ver este evento de desprendimiento después de todos estos años. Sabíamos que eventualmente sucedería, pero para mantenernos alerta, no ocurrió exactamente donde esperábamos que ocurriera”, dijo a BBC News.

Se calcula que el D28 tiene un espesor de unos 210 metros y contiene unos 315.000 millones de toneladas de hielo. (EFE)
Se calcula que el D28 tiene un espesor de unos 210 metros y contiene unos 315.000 millones de toneladas de hielo. (EFE)

La investigadora de Scripps subrayó que no existe ningún vínculo entre este evento y el cambio climático. “Aunque hay mucho de lo que preocuparse en la Antártida, aún no hay motivo de alarma para esta plataforma de hielo en particular”, añadió Fricker. Los datos satelitales desde la década de 1990 han demostrado que Amery está aproximadamente en equilibrio con su entorno, a pesar de que ha experimentado un fuerte derretimiento de la superficie en el verano.

La extensión del hielo del mar Ártico durante el verano es “uno de los principales y más sensibles indicadores del cambio climático” y el mínimo anual se produce en septiembre, señala el programa Copérnico en otro tuit, en el que recuerda que este año esta extensión “fue una de las más bajas jamás observados”.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Cómo llevar un iceberg de la Antártida a Sudáfrica para superar la crisis de agua potable

Un iceberg del doble de grande que Nueva York está a punto de desprenderse de la Antártida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here