Ofelia Fernández (19) llega al salón de juegos para chicos en el que la cité. Es la tercera en la lista de legisladores del Frente de Todos en CABA, un lugar que le garantiza que en octubre se transformará en la legisladora más joven de la historia argentina. Le propongo hacer la entrevista adentro del pelotero. No lo duda y se zambulle de cabeza. Es momento de comenzar.

—En la escala Ofelia de ovarios inflados, ¿qué lugar ocupa cuando te dicen «chiquita»?

—Nueve. Es muy despectivo y me lo dicen muy seguido.

—¿Podés explicar por qué hacés política usando al menos cinco términos centennials en tu respuesta?

—(Risas) Sí. El mundo está medio gede (denso), nosotros queremos que esté ATR (a todo ritmo) y para que esté ATR y no quedarnos en el mal flash, va a haber que militar. Posiblemente nos vayan a hatear (odiar) un poco, pero lo importante es shippear (relacionar) al pueblo con lo que se merece.

—Pasemos ahora a «Ofelia for adults». La siguiente pregunta tenés que responderla como si les estuvieras hablando a señores y señoras de 66 años: ¿por qué querés ser legisladora porteña?

—Señor, señora, quiero ser legisladora porteña porque me parece que la juventud merece ser representada en primera persona, y sobre todo, porque me parece que el mundo que se viene es un poco más el mío que el de ustedes. Tienen que confiar en mí, en mi proceso y en lo que puede salir de ahí.

—¿Qué pensás de la frase «los jóvenes son el futuro»?

—Si nos van a decir que somos el futuro, nos tienen que otorgar un lugar en el presente, porque si mañana nos tenemos que hacer cargo de sus decisiones va a ser muy injusto. Por ejemplo, este gobierno tomó deuda a 100 años y la vamos a tener que pagar nosotros. Entonces, es muy fácil decirnos «ustedes son el futuro», si total hoy no podemos influir en esa decisiones que claramente nos van a afectar a nosotros y a nosotras.

—¿Cómo describirías al Gobierno de la ciudad de Buenos Aires con alguna letra de un artista de tu generación?

—Louta tiene una canción que se llama «Todos con el celu» y que dice «ahora cuando me acarician, siento que me están gastando, dicen que me fertilizan, pero veo que me están quemando». Y en el estribillo agrega: «Están vendiendo el cielo, están vendiendo el cielo». Creo que es muy descriptiva de lo que pasa en la ciudad de Buenos Aires.

—Pertenecés a la generación que hizo del glitter una forma de expresión festiva con un contenido de lucha detrás. ¿A qué dirigentes políticos te parece que les falta glitter?

—¡Uy! ¡A una barbaridad! A Esteban Bullrich le re falta glitter, es un señor muy aburrido. Y Mauricio hace como un acting de que no le falta glitter pero es obvio que le falta. Es muy espástico a la hora de hacerse el alegre y carismático.

—¿Podés usar un filtro de Instagram para responder qué representa para vos el gobierno de Mauricio Macri?

—¿Qué fue lo peor de los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner?

—Creo que muchas de las transformaciones y de las conquistas que se consiguieron, no tuvieron detrás el trabajo de desarrollar en la sociedad un sentido de pertenencia a esa políticas para evitar que a la hora en la que asuma otro gobierno dichas políticas no hubieran sido tan fáciles de arrebatar.

—La principal búsqueda en Google que la gente hace de vos es «Eduardo Feinmann y Ofelia Fernández». A esta altura, ¿no deberían tener un programa de tele juntos?

—(Risas) Podríamos, o también formar una pareja. O las dos cosas a la vez.

—Estuve stalkeando tus redes sociales y descubrí que hay una sola cosa en la vida que te gusta casi tanto como la política.

—¿Qué?

—La joda.

—(Risas) Sí.

—En esta última me comentaron que parece que estoy perreando y discutiendo política al mismo tiempo.

—¿Perreo y rosca?

—¡Claro! El perrosca.

—¿Cuáles son los stickers que más usás?

—Cuando tengo que pedir perdón por algo, por llegar tarde por ejemplo, uso el upsis de Cristina:

-Cuando alguien me manda algo un poco fuerte, pongo estos hombrecitos:

-Y cuando no sé qué responder, uso el sticker «Macri-Botana»:

—Cerremos con La pregunta gif. Únicamente me podés responder con gifs, no podés utilizar ninguna palabra. ¿Cómo creés que reaccionaron varios dirigentes del PJ de la ciudad de Buenos Aires cuando se enteraron que ibas a ser la precandidata número 3 en la lista de legisladores porteños del Frente de Todos?

—¿Esto significa que se llevaron una sorpresa?

—¡Claro! Y también un «¿qué va a hacer esta pendeja?»

AGRADECIMIENTO:

«A LOS CAÑOS», salón de juegos y fiestas. www.aloscanios.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here