Lorenzo Borocotó cambió de partido en 2005 antes de asumir su banca (NA)
Lorenzo Borocotó cambió de partido en 2005 antes de asumir su banca (NA)

Vulgarmente se dice que un dirigente se «borocotizó» cuando salta de un partido político a otro. La frase tiene su origen en 2005, cuando el doctor Lorenzo Borocotó se pasó al kirchnerismo antes de asumir la banca de diputado que había ganado en una lista del PRO.

A 14 años de aquella jugada, el periodista Luis Novaresio quiso conocer la opinión del ex legislador -hoy retirado de la política- sobre los dirigentes que recientemente cambiaron de color partidario en virtud de las negociaciones que se realizaron para conformar los frentes que competirán en las elecciones nacionales.

«Me dan un asco profundo. Merecen un poco más que decirles algo… Me estoy cuidando de hablar, pero hay gente que merece cosas superiores«, declaró en radio La Red.

Sorprendido por la respuesta, el periodista le recordó la jugada política que lo tuvo como protagonista a mediados de la década pasada. Y el también ex legislador porteño sorprendió con su respuesta: «A mí me echaron del PRO, que es distinto, me echaron por una suerte de artimañas que después me dí cuenta; fue todo una comparsa«.

Esta semana se concretaron varias novedades que sorprendieron. La más resonante fue la decisión del presidente Mauricio Macri de convocar al peronista Miguel Ángel Pichetto para que lo escolte en el boleta de Juntos por el Cambio que competirá en las Primarias. Hasta ahora, Pichetto había sido un dirigente opositor a la gestión de Cambiemos.

En el otro polo de la grieta se consumó el regreso de Sergio Massa al kirchnerismo. El líder del Frente Renovador formó parte de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner hasta 2013, cuando decidió enfrentar al Frente por la Victoria con un partido propio. Desde ese entonces, había sido muy crítico de la ex Presidenta.

Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey, quienes rechazaron la posibilidad de competir en una interna cuando aún existía Alternativa Federal, terminaron uniendo fuerzas en una fórmula común. Y hasta en la izquierda se unieron partidos que hasta hace pocas semanas tenían muchas diferencias.

Así las cosas, todos partidos tuvieron algún grado de borocotización. Y todavía falta la inscripción de candidatos, que vence el 22 de junio.  

Seguí leyendo:

La relación política entre Marcos Peña y Miguel Ángel Pichetto pondrá a prueba a Macri

Vidal no pudo sumar refuerzos y se prepara para la pelea más difícil

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here