La Justicia ordenó redoblar los sacrificios para detener a Alberto Samid. Las fuerzas de seguridad allanaron su casa en Ramos Mejía mas el empresario de la carne no se hallaba allá.

El Tribunal Oral Penal Económico n.º 1 ordenó la detención de Alberto Samid después de que no se presentase este miércoles en una audiencia del juicio oral que lo tiene como acusado de asociación ilegal y evasión de impuestos.

Fuentes judiciales notificaron a Infobae que la presencia del «Rey de la Carne» en el encuentro del miércoles por la mañana era obligatoria por el hecho de que se iban a efectuar las dúplicas y réplicas, y probablemente la lectura del resolución del caso.

Ante el faltazo de Samid, la Fiscalía solicitó que se adopten medidas y los jueces decidieron ordenar la detención. Tal era el grado de sorpresa de los presentes en la sala, que ni tan siquiera el letrado defensor tenía noticias sobre el paradero del empresario, explicaron las fuentes consultadas.

Mientras las fuerzas de seguridad lo procuraban, Samid charló por diferentes canales de T.V..

«No me marcho a dar con estos tipos, prefiero ser un escapado político que un preso político», lanzó, exaltado, mientras que aseguró que el fiscal Gabriel Pérez Barberá le solicitó una coima de 1.800.000 dólares americanos para liberarlo de la acusación de asociación ilegal y evasión de impuestos.

El empresario contó que al fiscal «lo denuncié (en público) hace un par de semanas, me llamaron en un juzgado por una causa que estaba cerrada. Al tercer día el fiscal me solicitó USD uno con ocho millones, me da 3 días a fin de que junte el dinero. Lo denuncié en público, absolutamente nadie se hizo eco, y ahora brincan que me buscarán. No tengo la plata, y si la tuviese no la pondré».

«Estos tipos me quieren ir a hacer tomar agua podrida en Ezeiza, como hacen los muchachos. A los siete años no iré a tomar agua podrida. Si me sujetan, mala suerte», añadió Samid, que además de esto criticó a los jueces y fiscales federales: «Esto es lo que hacen estos tipos, son unos ladrones, sinvergüenzas y ahí hay que poner una bomba nuclear en Comodoro Py. Eso no es Comodoro Py, es Comodoro Pro, ahí le hurtan la plata a la gente, los meten preso, es una gruta de ladrones. Yo estuve un par de semanas yendo ahí, te das cuenta lo que es. Cuando llega alguien del Pro, están todos a los abrazos, cuando llega un peronista están todos serios».

En esa línea, Samid dio detalles del supuesto pedido de coima: «A 5 metros del fiscal estaban los jueces y a diez metros había 2 policías. En el momento en que me di cuenta de lo que pasaba, le pregunté al fiscal, que me afirmó ‘esto es un acuerdo de caballeros, ponga USD uno con ocho millones y se arregla todo’. Junte la plata y charlamos. Fue todo de treinta segundos, rapidísimo. Se tomó 3 días de vacaciones a lo largo del juicio, y cuando volvió, me mandé a mudar. Yo la plata esa no la tengo, y si la tengo no la pondré».

El fiscal en lo penal económico Gabriel Pérez Barberá había pedido la semana pasada 6 años y 6 meses de cárcel, al estimar que el empresario fue una parte de una asociación ilegal por medio de la que se evadían impuestos de la comercialización de carne.

La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que actúa como demandante en el caso, asimismo solicitó una condena para Samid y el resto de los acusados. La investigación por evasión y asociación ilegal empezó en mil novecientos noventa y seis por una demanda de la Dirección General Impositiva (DGI) contra un conjunto de frigos que evadía el Impuesto sobre el Valor Añadido en la comercialización de carne. La orden de detención y el juicio está al cargo del Tribunal Oral Penal Económico 1, integrado por los jueces Diego García Berro, Ignacio Fornari y José Michilini.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here