Koji Tomita, sherpa de Japón en el G20
Koji Tomita, sherpa de Japón en el G20

TOKIO (enviado especial). Koji Tomita no se inmuta ni un instante y al hablar mantiene la tranquilidad de un diplomático oriental. Sabe que está sentado arriba de un volcán a punto de estallar por la intensificación de la guerra comercial desatada entre Estados Unidos y China a menos de un mes de la cumbre de líderes del G20. Pero el sherpa de Japón no parece atemorizarse por nada sino que por el contrario redobla la apuesta: «Creemos que Argentina hizo un gran trabajo en muchos frentes el año pasado y es por eso que nosotros estamos obligados a seguir en ese camino del consenso alcanzado», dice.

En medio de la visita de Donald Trump a Tokio y la dura batalla que libran Washington y Pekin el diplomático japonés deja las cosas bien claras y parece estar muy seguro en sus afirmaciones. Sin vueltas Tomita dice que «el comercio será un tema relevante en los debates de la cumbre de Osaka junto con las reformas a la OMC pero las discusiones de China y Estados Unidos son temas bilaterales que ellos deberán resolver antes».

Tomita recibió ayer a Infobae en su amplio despacho del Ministerio de Relaciones Exteriores en pleno centro de Tokio y tiene los minutos contados. Su agenda en estos días es muy apretada y está llena de definiciones antes de la cumbre del G20. Pero no ahorra en definiciones filosas y tajantes de cara a la cumbre de presidentes.

-¿Cuáles cree que son los temas por los que Japón debería profundizar de lo que fue la cumbre del G20 en Argentina?

-El G20 de Japón tiene que mantener la continuidad de las anteriores conversaciones que se hicieron en Buenos Aires. Es muy importante. Creemos que Argentina hizo un gran trabajo en muchos frentes el año pasado. Particularmente la cumbre de Osaka tendrá lugar apenas seis meses después de la de Buenos Aires así que nuestra obligación es continuar en esa importante misión. Nosotros queremos señalar dos áreas específicas en donde queremos profundizar las discusiones. Una es en el comercio que los líderes estén de acuerdo en que hay que empezar el proceso para reformar la OMC. Esta será una prioridad clave en los debates. La otra cuestión es que hemos tenido discusiones importantes sobre el futuro del trabajo considerando las nuevas tecnologías y nosotros queremos incrementar la discusión sobre todo en cómo considerar el poder de la innovación para resolver todos los retos económicos y sociales. Cómo crear un apropiado marco en los gobiernos para la transformación. Esas son dos áreas en que queremos discutir profundamente de cuando quedamos en Buenos Aires.

-¿Hay preocupación sobre el debate de cambio climático en esta cumbre del G20? ¿Y sobre la lucha contra el terrorismo que se puede esperar de esta cumbre de presidentes?

-El G20 ha tenido discusiones sobre el terrorismo particularmente y en encuentros anteriores hubo declaraciones en contra del terrorismo. Ahora en Osaka queremos enfocarnos en el uso de internet para el uso del terrorismo. Sobre los incidentes del terrorismo y en esto queremos identificar este tema para ver qué más se puede hacer desde el G20 ya que es un tema urgente. Usted sabe que la situación en la economía global hay mucha tensión. Es obvio que los temas globales económicos han afectado fuertemente el crecimiento. No es una cuestión de juego en términos de disputas. Esto va directamente al corazón y el espíritu del G20 cuya idea es la de mantener las economías del mundo estables. Tenemos que recordar que el G20 no es para negociar y hacer el trabajo que se tiene que hacer en otro lado como en Ginebra (por la sede de la OMC). Asi que estamos en el momento político para una reforma y deseamos que venga una solución en la dirección estratégica de la reforma. En este nivel estamos en la mitad de las discusiones y no podemos predecir qué pasara porque es un área muy compleja. La situación de los miembros del G20 es de mucha diversidad por los intereses de los países pero vamos a poner lo mejor de nosotros para tener un acuerdo consensuado en Osaka. Otro punto que quiero añadir es que las reformas de la OMC son muy importantes pero todo esto estará en el aire si no se ancla en los compromisos de cada miembro con el sistema multilateral de comercio.

-¿Cuál es la lista de los principales problemas económicos que se deberían abordar en el G20?

-Nosotros empezamos el proceso cuando empezó la crisis del 2008 y así el G20 nació como un ejercicio para manejar crisis. A diez años de ello las economías se han estabilizado más pero al mismo tiempo estamos viendo riesgos de desaceleración. De esta manera, el G20 tiene que regresar a su misión principal que es mantener un ambiente para un crecimiento sostenible. Pero la discusión que tendremos en Osaka será distinta de la crisis del 2008. Nosotros nos hemos empezado a dar cuenta que nuestras discusiones en el G20 no deben ser sólo en torno a las estadísticas. Todos los miembros nos dimos cuenta que tenemos que ver la calidad del crecimiento, la cuestión de la inclusión social asi que la pregunta del crecimiento debe ser más holística. Vamos a profundizar el debate en la cuestión de género, la participación de las mujeres en el mundo del trabajo, el futuro del empleo, y la inclusión no solo de la sociedad sino de los países y de las metas para el desarrollo sustentable también. Por supuesto, tenemos temas importantes como el del cambio climático o la salud pero lo que quiero ahora subrayar es que tenemos que ver el desarrollo sostenible en una forma más holística.

-¿Cómo se logrará un consenso en el G20 en medio de la fuerte guerra comercial de Estados Unidos y China?

-No vamos abordar las discusiones entre Estados Unidos y China porque es un tema bilateral de esos países. Es que esa negociación debe avanzar antes de la reunión de líderes en Osaka. La negociación no debe opacar las discusiones del G20. Hay temas importantes en que los líderes deben abordar. Así que por supuesto (el tema de China y Estados Unidos) es muy importante en el contexto del comercio internacional pero no lo es todo. No va a ser un fantasma definitivamente este tema de las negociaciones entre China y Estados Unidos.

-¿Entonces cree que habrá una declaración de consenso como en el G20 de Argentina?

-(Se rie)…Desearíamos que haya una declaración acordada. Pero nosotros no vamos a intervenir en las discusiones entre Estados Unidos y China. Las negociaciones deben manejarse entre esos dos países. Pero al mismo tiempo el primer ministro Abe ya ha tenido charlas con los dos presidentes, con Xi Jinping y Trump. Es importante aceptar la posición de cada uno y entender las visiones que estos tienen sobre la economía global. Creo que el G20 debe crear un ambiente que conduzca a la solución del comercio, como la solución de diferencias, la reforma de la OMC. Son negociaciones muy difíciles para los líderes.

-Reitero, ¿cree entonces cree que se llegará a un acuerdo?

-Esto es algo mas que cruzar los dedos pero vamos a hacer lo mejor con los presidentes del G20 para coordinar entre todos.

-¿Qué tan importante es la visita de Trump en estos días a Japón en este contexto de la cumbre del G20?

-Abe ha desarrollado una amistad con el presidente Trump y esta es una visita muy corta. El presidente Abe tiene una relación muy personal con Trump. Pero creo que se refuerza la relación y la confianza aunque hay que aclarar que ellos no están negociando la declaración final del G20 sino que intercambian visiones que se pueden presentar en la reunión de líderes. Como le dije se tienen que lograr las bases para tener consensos.

-¿Cuál es la expectativa que se les puede dar a los países invitados a la cumbre de Osaka como son Chile, Holanda, Tailandia, Egipto y Senegal?

-Creo que los países que han sido invitados a Osaka en adición de los miembros permanentes son miembros que fueron escogidos por sus contribuciones únicas a la economía global. Algunos países fueron escogidos por su tamaño o por su función específica que juegan en la economía global. Otros países fueron escogidos por lo que representan, intereses regionales. Por ejemplos hemos invitado a los presidentes de organizaciones regionales como la Unión Africana, Asean y otros. Creo que Chile es un país muy importante en América Latina. Escogimos a Chile por el interés en mantener la coherencia en los procesos del G20.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here